Los animales también tienen derechos y leyes que los protegen. Pero sin profesionales que conozcan tanto estos derechos como la legislación, no podemos protegerles. Por eso, la labor del Instituto de Protección Animal (IPA) es fundamental para defender los derechos de los animales de una manera efectiva y real.

El IPA, fundado por la jurista y docente especializada en Derecho Animal, Raquel López, ofrece formación a los profesionales relacionados con el mundo animal. Porque sin información y formación no podemos proteger a los animales.

En esta entrevista, las Hadas Perrunas han hablado con Raquel acerca de los servicios que ofrece el IPA, a quién van dirigidos y cómo podemos conseguir una verdadera protección para los animales.

Raquel, ¿cuándo y cómo se constituye el Instituto de Protección Animal?

Surgió en el año 2013, a raíz de unas declaraciones de unos agentes de la autoridad en un caso que llevé como abogada, en representación de una protectora de Toledo. Se trata de Pipo que, al ser rescatado, estuvo en contacto con una perra que tenía la rabia. Pipo tenía anticuerpos inferiores a 0,5 de rabia, posiblemente porque tenía una enfermedad y hacía que sus defensas fueran bajas. Pero fue sacrificado porque la perra con rabia que estuvo en contacto con Pipo mató a gatos de la calle, atacó a varios perros y a varios menores de edad.

Al interrogar a los agentes por su protocolo de actuación, por las leyes, etc, me di cuenta de que no conocían las leyes de protección animal y de ahí, la falta de protocolos adecuados y de haber sacrificado a Pipo sin necesidad, simplemente, por desconocimiento.

Y así, consciente de la necesidad de formación de todas las personas que trabajamos diariamente con y/o por los animales, en el año 2017, registré en el Registro de Marcas y Patentes la marca IPA, INSTITUTO DE PROTECCIÓN ANIMAL.

Y comencé a impartir formación a profesionales del mundo animal, en un principio, de manera presencial, aunque desde hace pocos años y en especial, a raíz de la COVID-19, toda la actividad formativa especializada en Derecho Animal es online.

Principalmente, el IPA imparte formación en la EFIAP y en otras escuelas de formación como SPAC de policías locales de Cartagena, y Ayuntamientos como Burjassot, Torrevieja, Alhama, San Miguel de Salinas, entre otros. Aunque también ofrecemos cursos a los profesionales de este ámbito en general.

Raquel López, fundadora del IPA, es una gran amante y profectora de los animales

¿Quién forma el IPA?

El IPA fue fundado por Antonio Cabeza, informático que da el soporte digital, y yo misma, que soy jurista y formadora especializada en Derecho Animal. Pero a día de hoy, el IPA está integrado por un gran equipo de profesionales de ámbito multidisciplinar entre los que figuran policías, veterinarios, educadores y abogados.

¿Cuál es su objetivo?

Desde el IPA queremos aportar nuestro granito de arena en la transformación de una sociedad más formada en la protección y respeto a los animales, de tal forma que se  conozcan los derechos de los animales y cómo actuar con seguridad para protegerlos, para que entre todos podamos ayudar a los animales de forma eficiente y segura.

¿Qué servicios ofrece?

Ofrecemos información gratuita a través del blog del IPA, donde hay numerosos artículos con información jurídica de Derecho Animal, así como protocolos para actuar en casos de envenenamiento de colonias felinas, entre otros temas.

También ofrecemos formación a nivel profesional en materia de Derecho Animal a todas aquellas personas que necesitan actuar con seguridad jurídica en la protección animal, y/o a la hora de desempeñar sus puestos de trabajo en materia relacionada con los animales.

¿A quién van dirigidos estos servicios?

La formación y los cursos de Derecho Animal están enfocados, principalmente, a agentes de la autoridad, personal de ayuntamientos, protectoras y personas activas en la protección animales.

Aunque en la protección de los animales queda mucho por hacer, también se han conseguido grandes logros. ¿Cuáles destacarías como los más importantes para abrir la puerta a una verdadera defensa de los animales?

Por mencionar un hecho reciente, ha sido muy importante el reconocimiento, durante el primer estado de alarma, del hecho de que cuidar los gatos de la calle – colonias felinas – es una actividad esencial, así como la labor de rescate y cuidado de animales en situación de riesgo y los ubicados en protectoras.

También son importantes hitos la reforma de la calificación jurídica de los animales en el código civil, la continua reforma de leyes autonómicas de protección animal regulando el sacrificio cero y el método CER para las colonias felinas y la creación de la Dirección General de Derechos de los Animales en enero de 2020.

El IPA ofrece formación online a profesionales, entidades y personas relacionadas con los animales

¿Y cuál es el principal reto que nos queda por delante?

La educación en el respeto y empatía hacia los animales, así como sobre la tenencia responsable de los mismos. Y la formación en Derecho Animal en las facultades de Derecho y Veterinaria y, por supuesto, en las Administraciones Públicas (concejales y agentes de la autoridad).

¿Cómo podemos alcanzar ese reto? ¿Cuál sería el primer paso?

Desde el IPA consideramos que debería darse formación desde los colegios hasta la incorporación a cualquier puesto de trabajo relacionado con animales, así como a todo poseedor de animales.

Por eso, ahora desde el IPA estamos haciendo cursos online accesibles a entidades de protección animal y personas activas, así como para agentes de la autoridad.

El papel de los abogados, ¿es fundamental para la protección animal?

El papel de los abogados es fundamental, pero ¡ojo!, de los especializados en Derecho Animal, porque no todos los abogados conocen el Derecho Animal.

Los abogados pueden recurrir el archivo de una denuncia, la calificación errónea de un delito leve, en lugar de delito menos grave, recurrir sentencias, etc., así como asesorar adecuadamente en temas de animales.

Si bien, no solo es importante el trabajo de los abogados, el de las protectoras es vital, ya que sin ellas, no existiría la protección animal. Y también el trabajo de los veterinarios, así como el de la prensa que se hace eco de estos casos y da visibilidad a los animales.

Entiendo que un trabajo en equipo junto con otros profesionales del mundo de los animales será también importante. ¿Cómo podemos unir a todos los agentes de la protección animal en una misma dirección?

Con mucha  humildad, para empezar, porque por desgracia, hay mucha gente enemistada que olvida que el objetivo son los animales.

A finales del año pasado salió a consulta pública la Ley Estatal de Bienestar Animal. Desde IPA ¿se presentaron propuestas? ¿Cuáles?

Presentamos diferentes propuestas aunque destacaría el sacrificio cero de animales, el método CER y los protocolos de actuación.

¿Es esta ley un verdadero seguro para los derechos de los animales?

Lo veremos cuando salga, pero pinta bien. Aún no se ha visto el texto legal provisional y menos aún el definitivo.           

¿Cómo podemos luchar contra el maltrato normalizado, aquel que se lleva a cabo por puro desconocimiento?

Primero, ofreciendo los profesionales nuestra colaboración y después, si no se acepta esta colaboración y no se hace nada, habría que denunciar a quien no hace su trabajo por desconocer las leyes.

¿Cómo podemos ayudar los medios de comunicación para ayudar en la protección animal? ¿Cuál es nuestro papel?

Los medios de comunicación podéis ayudar dando visibilidad no solo a los casos de maltrato animal, sino también a los grandes pasos que se están dando, como el hecho de que en ayuntamientos se creen refugios para gatos de la calle, se forme el personal de ayuntamientos, se dé visibilidad a los animales en riesgo o fallecidos en catástrofes como la Dana, La Filomena…

¿Qué podemos hacer para que haya un equilibrio entre la convivencia entre los que nos gustan los animales y los que no?

Te lo digo en pocas palabras: Respeto, educación y campañas de concienciación.

Raquel, algún día, ¿tendrán los animales reconocidos sus derechos?

Ya los tienen en cierta medida, de hecho, está prohibido maltratarlos, no cuidarlos, etc. Ahora falta hacer que las leyes actuales se cumplan, así como que se mejoren algunas de las que hay y, por supuesto, ahora vamos a dar un paso adelante al dejar de cosificarlos en el código civil y ser reconocidos como seres sintientes que son.