Como sabéis, el objetivo de este blog es concienciar a la sociedad del gran beneficio que nos aportan los animales, en concreto, los perros. Y más, cuando como Yuca, hacen una labor tan importante y que los humanos nunca podríamos hacer sin ellos.

Yuca es una Border Collie de 2 años de edad, simpática, tranquila, cariñosa y muy inteligente. Hasta aquí, todo es normal, ¿no? Hay muchos perros así, pero Yuca es algo más. Ella es muy especial porque es una perrita investigadora que está participando en el proyecto llamado “El Olfato Canino como Detector de Cáncer”, del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe, concedido por la Asociación Española Contra el Cáncer en su convocatoria de Proyectos Singulares.

Yuca pertenece a la Asociación Cáncer en Personas y Detección Olfativa Canina (CDOC) y,  junto con otros compañeros peludos, forma parte de este proyecto de investigación que pretende desarrollar un método diagnóstico para la detección del cáncer de próstata, más específico y menos invasivo que los que existen en la actualidad. Si la investigación finaliza con éxito, la aportación de Yuca a la ciencia consistiría en ayudar a los médicos a desvelar las sustancias químicas que detecta el perro y de esta manera, llegar a un diagnóstico precoz y más sencillo, es decir, facilitaría la detección del cáncer de próstata en personas en fase inicial de la enfermedad y se podría, así, actuar antes en el paciente y salvar muchas más vidas.

El proyecto, de dos años de duración, está desarrollado por el Dr. Ruiz Cerdá, Investigador Principal de la Unidad Mixta de Investigación en Nanomedicina y Sensores del IIS La Fe, y facultativo del Servicio de Urología del Hospital Universitari i Politècnic La Fe. Además, participa el Dr. Guillermo Quintás de la Unidad Analítica del IIS La Fe y la Dra. Ana Costero del grupo de investigación IDM de la Universitat de València.

Acto Bioparc

El proyecto fue presentado en el Bioparc, por supuesto, con la participación de Yuca, la investigadora.

Pero ¿quién forma el equipo de investigadores caninos? Ellos son Yuca, Ozzy, Kiara y Lusa, que participan en este proyecto aportando sus dotes olfativas como herramientas de investigación. El equipo canino  tiene como guía y entrenador a Salvador López, que ya ha comenzado a entrenar a dos nuevos cachorros, Ruth y Marín, de tres meses de edad, para que aumente el grupo de investigadores.

Yuca y el resto del equipo son entrenados desde pequeños. Salvador López nos explica que “hay que ser muy selectivos a la hora de elegir a los perretes que van a participar en las investigaciones porque la responsabilidad que tienen es muy grande y deben ser los mejores”.

Sin embargo, Salvador nos dice que son muchos los perros que pueden ser candidatos a ser entrenados como perros detectores, ya que “lo más importante es que tengan un buen olfato, que sean equilibrados, tranquilos y con ganas de trabajar y jugar, características que muchos perros tienen. Eso sí, después deben entrenar diariamente”.

Por eso, los perros de CDOC viven con Salvador, aunque se está pensando iniciar una nueva fase en la que haya perros que vivan con sus familias y que vayan a entrenar diariamente.

OZZY

Ozzy forma parte del equipo canino investigador de este proyecto. Aquí le vemos haciendo un entrenamiento.

Salvador nos explica que es muy importante para el bienestar del animal que entendamos que “primero son perros. Deben tener sus necesidades cubiertas, mucho cariño, una familia que los quiera, salir mucho a pasear por el monte, jugar con ellos… Y siempre, entrenar con estímulo positivo. Para el perro, el trabajo debe ser un juego estimulante, debe resultar placentero”.

Para entrenar a estos perros, es mejor si se hace desde cachorros, pero un perro adulto con buenas cualidades, también puede ser un buen candidato. A los 7 años de edad, los perros deben jubilarse y se les busca una buena familia, si no la tienen ya.

El entrenamiento consta de dos fases, una filosófica, es decir, el perro debe ser feliz, como ya hemos comentado. Y una segunda fase, de trabajo técnico, en la que al perro se le presentan sustancias y cuando detecta la correcta se le premia. De esta sencilla manera, por asociación, aprenden a detectar las diferentes sustancias cancerígenas. Este entrenamiento se realiza diariamente.

Y así, gracias al entrenamiento diario de Salvador y al amor con que cuida a los perretes,  este equipo canino, liderado por Yuca, aporta un gran servicio a la sociedad. Un beneficio muy importante para nuestra salud, que sin ellos, sería imposible realizar.

viñeta ORTIFUS

Ortifus ha diseñado unas camisetas que pueden adquirirse a través de la web del CDOC para recaudar fondos.

Desde La Fe nos explican que este proyecto surge de la necesidad de mejorar los sistemas actuales de detección de cáncer de próstata, la sexta causa de muerte por cáncer en el mundo entre hombres y la segunda causa de cáncer más común.

Parte de este proyecto de investigación se financia a través del crowdfunding. Así que podéis colaborar enviando un SMS con la palabra iislafe al 28014. El coste del mensaje es de 1,20 euros, que se destinará a la investigación. (Servicio de SMS para recaudación de fondos en campaña de tipo solidario operado por Altiria TIC y la Asociación Española de Fundraising).

También puedes colaborar haciendo una aportación a través de la web http://www.precipita.es/proyecto/el-olfato-canino-en-la-deteccion-del-cancer.html.