Cada vez son más los casos de animales maltratados que son rescatados por las fuerzas de seguridad. Uno de esos casos es el de Monteagudo (Murcia), en el que la Guardia Civil consiguió rescatar  a 32 animales, entre ellos, perros, gatos, cerdos vietnamitas y un caballo.

Pero ¿cómo se ha conseguido? ¿Por qué resulta tan difícil sacar a los animales de un lugar donde se les está maltratando? ¿No deberíamos poder llevárnoslos sin más? Las cosas no son tan fáciles, pero con un buen trabajo en equipo, llevado a cabo por profesionales, es posible.

¿Y quién tiene que formar parte de ese equipo? Todos: Ciudadanos, fuerzas de seguridad, abogados, peritos veterinarios, etólogos, policías, protectoras, ayuntamientos…

Sin esta colaboración multidisciplinar es imposible que un caso de maltrato animal llegue a una sentencia condenatoria. Los primeros responsables somos los ciudadanos que podemos detectar un caso de maltrato. Nuestra responsabilidad es denunciarlo o al menos, llamar a la Policía Local o a la Guardia Civil.

maltrato animal

Algunos de los animales rescatados eran cerdos vietnamitas.

 

Juan Antonio Ferrer, policía local y representante en Murcia del Observatorio de la Violencia hacia los Animales, fue quien puso la denuncia a nivel particular en el caso de Monteagudo y alertó a la Guardia Civil.

Un trabajo en equipo hecho por profesionales puede salvar a los animales

Como nos explica, “al ser policía y conocedor del protocolo a seguir, fue más sencillo denunciar, pero todos los ciudadanos deben llamar a la policía ante un caso de maltrato animal. Los policías tenemos que hacer cumplir la ley. También la que atañe a los animales. Se nos debe exigir profesionalidad. Casos como este demuestran que un trabajo en equipo hecho por profesionales puede salvar a los animales, pero el primer paso debe darlo el ciudadano”.

A partir de la denuncia de Juan Antonio Ferrer,  la Guardia Civil realizó un trabajo profesional y consiguió una medida fundamental a la hora de rescatar a los animales: la cesión voluntaria por parte de los dueños y presuntos maltratadores.

Juan Antonio Ferrer nos explica que la cesión “es un atenuante para el presunto maltratador y se les puede convencer  con este argumento. En este caso, hubo que negociar animal por animal y sólo se cedieron algunos”.

maltrato animal

En este caso se rescataron 32 animales, algunos de ellos en muy mal estado, pero no hemos querido poner algunas de esas fotos en este artículo por su dureza.

 

Como nos comenta Raquel López, abogada de DeAnimals, que ha  colaborado en la formación  de  Juan Antonio Ferrer y de  la perito veterinaria que está trabajando en este caso, Amalia Medendreras, “lo más importante es siempre salvar a los animales. De aquí, la importancia del trabajo en equipo, ya que para rescatar a los animales hacen falta protectoras responsables y éticas que puedan hacerse cargo de ellos, además de profesionales de todos los ámbitos formados y especializados en Derecho Animal”.

Pero no olvidemos que para que todo esto ocurra y los profesionales puedan ponerse manos a la obra, todo empieza por un primer paso, una primera llamada a la policía por parte de un ciudadano, alertando de un caso de maltrato animal.

La próxima vez que detectes un caso de maltrato animal, ¿mirarás hacia otro lado? Seguro que no.