Y te llamamos Pizca

Nuestro domingo alado nos ha llevado hasta ti. No imaginábamos mientras íbamos en el coche que todo iba a cambiar en minutos. Con un movimiento de brazos nos han hecho parar las compañeras en una desangelada rotonda; no sabemos qué pasa hasta que bajamos. Miramos hacia el descampado, estás de pie, inquieta, mientras buscas un [...]