Una de las principales funciones de la UPROMA (Unidad de protección Medioambiental y Bienestar Animal) de la Policía Local de Castellón es hacer que se cumpla la ley en materia de maltrato animal. Sin embargo, gracias a este importante cometido, esta unidad policial va mucho más allá y consigue desvelar casos de violencia de género y familiar.

Esto es así porque como  explica Pedro Moratalla, coordinador de la UPROMA, “está demostrado que aunque no todos los maltratadores de animales lo son de humanos,  la gran mayoría de las personas que han maltratado a un ser humano casi seguro que antes ha maltratado a un animal”.

Por eso, el trabajo de UPROMA tiene una doble importancia, por un lado, asegurar el bienestar animal, pero por otro, detectar diferentes tipos de problemáticas en el interior de los hogares a través del  maltrato a los animales de compañía.

maltrato animal

La UPROMA vincula el maltrato a los animales domésticos con otros posibles delitos de maltrato a personas.

Pero para ello, la policía necesita la colaboración ciudadana para llevar a cabo una de sus principales tareas diarias, que es el seguimiento de “problemas” ocasionados por animales domésticos y que son denunciados por los vecinos.  Porque en muchas ocasiones, un problema con una mascota está escondiendo un caso de violencia de género, violencia en el ámbito familiar,  drogadicción o absentismo escolar, como ha podido comprobar esta Unidad en sus cuatro años de funcionamiento.

Por ello, cuando alguien da aviso a la policía de que existe algún problema con un animal en un domicilio, para la UPROMA es fundamental la colaboración de los vecinos, con quienes se entrevistan con el fin de conseguir informaciones de interés policial como si habitualmente se escuchan gritos o peleas, si han visto entrar en la casa a gente nueva o si hay problemas de convivencia o absentismo escolar, entre otras cuestiones. Toda esta información, una vez recogida y estudiada, permite ponerla en conocimiento de otros organismos especialistas y competentes en dichas problemáticas, como, por ejemplo, Servicios Sociales.

“Con ello, además de hacer que se cumpla la Ley de Bienestar Animal, conseguimos prevenir delitos y evitar males mayores. Por eso, desde nuestra Unidad consideramos fundamental la colaboración ciudadana para llevar a cabo una de nuestras tareas, la de ser una policía preventiva, es decir, detectar un delito antes de que se produzca y evitar males mayores”, nos explica Moratalla.

La UPROMA fue creada en 2013 con el objetivo de hacer cumplir la Ley 4/1994 de la Generalitat Valenciana sobre Protección de los Animales de Compañía. Además de la importante labor que realiza basada en la violencia interrelacionada, esta Unidad de la Policía Local de Castellón también se encarga del cuidado del medio ambiente, del bienestar de los animales salvajes, exóticos y silvestres, de la ganadería y la caza.

maltrato animal

La UPROMA protege a todos los animales y al medio ambiente.

Como ya hemos comentado, en la detección de maltrato de animales de compañía, ya sean domésticos o exóticos, esta Unidad también se ocupa de que los animales estén recibiendo los cuidados y atenciones  que marca la ley como documentación en regla, microchipado, censo, desparasitación, vacunas… y que su estado de salud y bienestar sea el adecuado, según las necesidades etológicas del animal.

En cuanto  a la ganadería, la Unidad realiza un seguimiento de pequeñas explotaciones de autoconsumo para comprobar que se está cumpliendo con la ley, aunque como la competencia es de la Generalitat, en caso de detectar anomalías, se levanta acta y se remite a la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural.

La UPROMA también tiene entre sus funciones que los cazadores que ejercen la actividad en el término municipal cumplan con la Ley de Caza como, por ejemplo, tener en regla la documentación, que respeten las fechas autorizadas de caza, que cumplan con el bienestar animal de sus perros o que las especies que cazan sean las permitidas.

La Unidad también controla la caza furtiva ya sea con cepos, redes, sustancias adhesivas o cualquier otro tipo de captura masiva no selectiva, así como la caza no autorizada de aves  fringílidas (jilgueros, verderones…). Para ello, también existe una colaboración mutua con los agentes medioambientales de Conselleria.

De hecho, como Pedro Moratalla nos explica, “para poder realizar un buen trabajo y que se cumplan las diferentes leyes de protección de los animales es fundamental trabajar en red y colaborar con los compañeros de otras instituciones. Así seremos mucho más efectivos”.

maltrato animal

Una de las funciones de la UPROMA es que se cumpla la Ley de Caza.

Además del trabajo en red y de la colaboración ciudadana, la  UPROMA considera fundamental la concienciación y educación en materia de bienestar animal, por lo que también lleva a cabo tareas de formación a policías para implementar modelos de trabajo similares, charlas en protectoras de animales, en ayuntamientos, colegios, institutos o centros de menores.

Así, esta Unidad ya lleva desde sus inicios cientos de servicios atendidos. “Esto es muy buena señal porque indica que los ciudadanos empiezan a denunciar más, que confían en el trabajo de la policía y también porque hay una unidad especializada capaz de responder a sus expectativas. La unión hace la fuerza y gracias a la colaboración vecinal conseguiremos que la aplicación de las leyes de protección animal sea real y efectiva”, manifiesta Moratalla.

El trabajo realizado por esta Unidad ya ha comenzado a recibir el reconocimiento que merece y el  Observatorio de Violencia Animal ha distinguido a la UPROMA  de la Policía Local de Castelló en la primera convocatoria a nivel nacional de los Galardones para los Servicios Policiales por la Protección de los Animales.

El jurado ha valorado de esta Unidad que “ha supuesto un nuevo concepto de servicio policial, preocupado y ocupado en el bienestar animal y en la mejora de la convivencia ciudadana”.