El pasado viernes, día 22 de septiembre, en la Sala Ernest Lluch del Congreso de los Diputados, se celebró la IV Jornada Parlamentaria de Protección Animal, bajo el título «Código Penal. Delito de maltrato a los animales: avances en la reforma de 2015, aplicación y perspectivas de modificaciones futuras», convocada por la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales (APDDA), con la colaboración en esta ocasión de INTERcids-Operadores Jurídicos por los Animales.

El acto comenzó con la apertura a cargo del exsenador y fundador de APDDA Josep Maldonado y con la presentación pública de la nueva asociación INTERcids a cargo de su vicepresidenta Anna Mulà. INTERcids es una organización sin ánimo de lucro, plural e independiente, que tiene como objetivo avanzar en la mejora de la protección legal de animales y seres humanos frente al maltrato animal, y está formada por profesionales de reconocido prestigio pertenecientes a cada uno de los ámbitos que conforman el sistema de operadores jurídicos en España (jueces, magistrados, fiscales, abogados, procuradores y agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad).

En la primera mesa los exdiputados José Miguel Castillo y Chesús Yuste expusieron los avances producidos en el delito del maltrato animal en la última reforma del Código Penal y el trabajo de lobby que realizaron en nombre de APDDA, de la que ambos son miembros, valorándola positivamente, aunque apuntando asuntos pendientes para una próxima reforma. A continuación, intervino el consejero de Estado Enrique Alonso, glosando los grandes cambios introducidos en 2015.

En posteriores mesas, intervinieron los abogados Manuel Molina, de Palma de Mallorca, y Carles Soliva, de Barcelona, el responsable de la Unidad de Protección del Medio Ambiente y Animal de la Policía Local de Castellón Pedro Moratalla, el fiscal de Valencia Eduardo Olmedo y la jueza de Reus María José Llanes del Barrio, todos ellos miembros de INTERcids, para exponer su valoración de la última reforma del Código Penal y sus propuestas para ser tenidas en cuenta en una nueva modificación.

La Sala Ernest Lluch del Congreso de los Diputados, donde se celebró la Jornada, se llenó con más de doscientas personas, que representaban a un centenar de asociaciones de carácter animalista. Entre los asistentes, destacaba la presencia de juristas, miembros de INTERcids en su mayoría, como los coordinadores o presidentes de las secciones de Derecho y Bienestar Animal de un gran número de Colegios de Abogados de distintas ciudades, entre ellos Magda Oranich, presidenta de la Comisión de los Derechos de los Animales del Colegio de Abogados de Barcelona, junto a letrados de otras muchas provincias, y fiscales, como la fiscal-jefe de Sabadell (Neus Pujal) y los fiscales de las audiencias provinciales de Málaga (Fernando Benítez) y de Alcalá de Henares (Ángel Guzmán). Asistió también la diputada del Colegio de la Abogacía de Barcelona Carmen Valenzuela. También se contó con la presencia de Jesús Cárdenas, sargento-jefe del SEPRONA de la Guardia Civil en Badajoz, junto a miembros de la Policía Nacional y de policías locales, así como académicos expertos en Derecho Penal y Criminología, veterinarios y voluntarios de diversas protectoras de animales.

maltrato animal

Las mesas fueron moderadas por los miembros de APDDA: los senadores Vanessa Angustia y Joan Comorera, el diputado Jorge Luis, el exsenador Josep Maldonado y los exdiputados Mario Bedera, José Miguel Castillo y Chesús Yuste, coordinador de la Asociación.

 

Conclusiones de la IV Jornada Parlamentaria de Protección Animal de la APDDA

 

Valoración de la regulación del maltrato animal en el Código Penal de 2015:

Valoramos positivamente la reforma del Código Penal de 2015 por el importante avance que supone en la persecución del maltrato animal. Entre las novedades introducidas, podemos destacar las siguientes: se amplía el concepto de animal doméstico protegido por la ley, se tipifica la explotación sexual de animales, se considera delito el abandono de animales en lugar de falta, se extiende la pena adicional de inhabilitación de tenencia de animales más allá de los profesionales, se agrava la pena en cuatro circunstancias agravantes y en caso de muerte del animal…

Ahora es imprescindible asentar las novedades del Código Penal y consolidar esas mejoras en su aplicación por los diversos operadores jurídicos. Para ello resulta necesario realizar una labor de seguimiento de las sentencias que se den en la materia.

 

Por una nueva reforma del Código Penal:

No obstante, consideramos que es preciso abordar en esta misma legislatura una nueva reforma que corrija algunas cuestiones (muchas ya propuestas en la anterior legislatura) para mejorar la técnica legislativa del Código Penal aprobado mediante la Ley Orgánica 1/2015, respecto al delito de maltrato y abandono de animales. Por lo tanto, proponemos:

Crear un título específico dedicado a la protección de los animales, que cambie el vigente enfoque económico por un nuevo punto de vista en el que el bien jurídico a proteger sea la dignidad del animal.

Ampliar la categoría de los animales protegidos por el Código Penal. Es preciso penalizar también el maltrato o muerte de animales que viven en estado salvaje no protegidos por los artículos anteriores al 337.

Crear un subtipo agravado que garantice la entrada en prisión del maltratador, con una condena de un mínimo de tres años de cárcel para los casos de maltrato animal más graves (maltrato o muerte de un número elevado de animales, de forma continuada en el tiempo, o cometido por quien tenga la obligación legal o contractual de velar por el cuidado y bienestar de los animales); y otras circunstancias agravantes.

Aclarar el polémico término “injustificadamente”, dado que el maltrato animal nunca puede estar justificado. En todo caso, habría que determinar expresamente aquel número reducido de casos permitidos por la legislación.

Incrementar la pena por ensañamiento.

Incluir explícitamente los actos de zoofilia en el Código Penal.

Agregar como previsión expresa la incautación provisional de los animales implicados o de todos los que pudieran estar en riesgo y preverlo con garantías para su bienestar e integridad.

Suprimir o modificar el subtipo atenuado del artículo 337.4 sobre “maltrato cruel”, por la gran dificultad interpretativa que ha dado lugar a sentencias absolutorias de maltrato cruel a animales domésticos realizado en la intimidad o sin efectuarlo en espectáculos públicos.

Imposibilitar la devolución del animal implicado en los hechos al maltratador condenado una vez cumplida la sentencia.

Explorar la posibilidad de crear un Registro de Penados con inhabilitaciones.

Aumentar el tiempo de la pena accesoria de inhabilitación del ejercicio de profesión, oficio, comercio, tenencia y convivencia con animales.

En el delito de abandono de un animal, eliminar la condición, difícilmente demostrable en muchas ocasiones, de que se ponga en peligro su vida.

Dotar de recursos suficientes para poder implementar las medidas cautelares y accesorias.

Evitar que la Ley de Enjuiciamiento Criminal permita la imposición de fianzas elevadas a la acusación popular que puedan imposibilitar su intervención, dejando en la indefensión al animal víctima del delito.

En el caso de suspensión de penas de privación de libertad por ser inferiores a dos años y sin antecedentes penales, exigir la imposición de la pena sustitutiva de programas formativos en protección de animales recogida en el art. 83.

En todos los cuerpos policiales desarrollar la formación en persecución del maltrato animal. Promover la creación de unidades especializadas.

Resolver el actual problema de en qué situación queda el animal durante el proceso penal. Para ello es preciso elaborar un protocolo interinstitucional que procure el cuidado del animal. Entre otras medidas, habrá que disponer de instalaciones adecuadas para albergar animales decomisados de diversas especies.

Fomentar la colaboración interinstitucional y multidisciplinar.

Tener en cuenta la relación entre maltrato animal y violencia interpersonal. Crear protocolos de actuación ante casos de maltrato animal como alerta de posibles casos de violencia de género. Preparar a los veterinarios para informar de esos casos.

Reformar la normativa correspondiente para que los animales de compañía puedan vivir en casas de acogida para mujeres maltratadas.

En este sentido, la APDDA acuerda crear un grupo de trabajo, coordinado por la senadora Vanessa Angustia, en torno a la relación entre el maltrato animal y la violencia de género y el maltrato infantil.

Completar la agenda legislativa en favor de los animales:

Nos reafirmamos en la necesidad de aprobar una Ley marco estatal de protección animal, que esclarezca las competencias de las distintas administraciones públicas y garantice el nivel de protección animal más alto posible en todas las comunidades autónomas.

Asimismo demandamos la reforma inmediata del Código Civil para dar a los animales la consideración de seres dotados de sensibilidad, lo que determinará que en el ámbito penal el animal sea sujeto de derecho, sujeto de protección.