Amparo Requena es abogada y amante de los animales. Uniendo sus dos pasiones ha dedicado su vida a defender el bienestar de los animales. Ahora, gracias a su iniciativa, el Ilustre Colegio de Abogados de Valencia (ICAV) ha creado la Sección de los Derechos de los Animales, con el  principal objetivo de formar a los abogados para que puedan tratar de la manera correcta los casos de maltrato y abandono animal, de manera que no queden impunes.

márron

Esta entrevista está dedicada a Márron, el fiel compañero de vida de Amparo Requena. Aunque Márron ya cruzó el arco iris, siempre estará en el corazón de Amparo.

 

¿Cómo surge la iniciativa de crear la Sección de los Derechos de los Animales?

Llevo toda mi vida defendiendo una vida digna para los animales y luchando contra el maltrato y el abandono animal. Gracias a ello, he conocido a otros abogados que también luchan por la misma causa como Anna Mulá, abogada de Barcelona o Raquel López Teruel de  Murcia, entre otras. Todos coincidimos en que el mundo del derecho debe avanzar en la defensa de los animales, si queremos acabar con el maltrato y el abandono.

A partir de ese momento, en el año 2014, comencé a trabajar en este sentido y organicé un seminario en el Colegio  para informar acerca de la necesidad de la creación de la sección. Tuvo éxito y pudimos organizar otros cursos. Y así, nos fuimos uniendo los abogados interesados y entre todos hemos impulsado la creación de la Sección de los Derechos de los Animales.

Además, ya hay unos trece Colegios de España que han creado esta sección porque ya se está tomando conciencia de la necesidad de defender a los animales como se merecen.

¿En qué momento se encuentra el mundo del derecho en cuanto a defensa animal?

Existen leyes que protegen a los animales pero deberían ser más duras y, sobre todo, se debe endurecer el Código Penal. Los abogados debemos luchar para que las condenas penales sean más altas, de manera que se llegue a entrar en prisión por un delito de maltrato animal.

Las leyes administrativas también recoger al protección a los animales y conllevan sanciones elevadas sería importante y debemos conseguir que las sanciones se apliquen. En la Comunidad Valenciana tenemos la Ley 4/1994 de la Generalitat sobre Protección de los Animales de Compañía, pero el problema es que muy pocos procedimientos llegan a sancionador, o por falta de interés de la administración o por desconocimiento, por eso, es tan necesario que los abogados nos comprometamos con esta causa para llevar hasta el final cada denuncia y que no quede impune ninguna.

La sociedad española no está acostumbrada a que se condene por un maltrato o abandono animal, no hay consecuencias y, por ello, los procedimientos no se toman como se debería.

Amparo Requena 03

Amparo Requena con dos miembros de su manada. Amparo dedica su vida a luchar por los derechos de los animales.

¿Cuál es, entonces, la función de esta nueva sección?

Lo más importante es la formación de los abogados en esta materia para que puedan aplicar la normativa de la manera correcta. Incluso que haya abogados que se especialicen en defensa de los animales para que ninguna denuncia se quede sin condena.

Ahora ya se empieza a ver alguna condena, pero todavía son pocas, y las sanciones administrativas no se aplican y esto lo que provoca es que la gente piense que se puede maltratar y abandonar a un animal porque no hay consecuencias.

 

Pero además de formar a los abogados, también tendremos que informar a los ciudadanos.

Claro, es fundamental la concienciación social. Hay que empezar desde los colegios formando a los niños para que aprendan a respetar a los animales, pero esto es una tarea a largo plazo. A corto plazo, los abogados debemos trabajar y  estar encima  de los procedimientos, para que haya resultados.

En la vía administrativa, a un abandono le corresponde una sanción que va desde los 6.000 hasta los 18.000 euros. Cuando esas sanciones se apliquen, las personas se lo pensarán antes a la hora de abandonar a un animal.

Y los ayuntamientos también deben comenzar a aplicar las leyes porque saben que existen, pero no las aplican o las aplican con poca contundencia.

¿Y qué se puede hacer en estos casos?

La obligación de los ayuntamientos es cumplir la ley. Si no lo hacen, tendremos que empezar a denunciar a los ayuntamientos, pero antes de eso yo soy partidaria de dar formación y que, de verdad, vean la importancia del problema.

La formación es fundamental para todos los actores públicos que tengan relación con los animales: policías municipales, ayuntamientos, Guardia Civil, veterinarios, etc….

Cada denuncia que se hace, se debe investigar hasta el final y son estos organismos los encargados de estas funciones, por ello, también deben estar concienciados y formados.

¿Y cómo podemos informar y concienciar al ciudadano para que denuncie en caso de ver un  maltrato?

Si una persona detecta un maltrato y no sabe cómo denunciarlo, puede acudir a la protectoras de animales donde les informarán de cómo hacerlo. Es necesario que no miren a otro lado, que los casos de maltrato y abandono lleguen a los abogados.

Y aquí es donde la nueva sección de Derechos de los Animales juega una importante labor porque en numerosas ocasiones se archivan las causas; es importantísimo que haya un abogado detrás para hacer un seguimiento, hacer los recursos necesarios, aportar pruebas y todo lo necesario para que se haga justicia.

Ahora la sensación general es que no hay consecuencias para el maltrato animal, que incluso aunque denuncies, no pasa nada porque no hay condenas o no se cumplen. Cuando los abogados llevemos hasta el final cada causa, los ciudadanos denunciarán más y también habrá quien se lo piense más a la hora de maltratar.

jaula 1

Los casos de abandono y maltrato deben llegar a los abogados.

Aunque aún queda mucho por hacer, la creación de esta sección, es ya un indicativo de que algo está cambiando.

Por supuesto, está empezando a haber condenas de prisión para los maltratadores de los animales y aunque no lleguen a entrar en la cárcel, esto ya sienta un precedente. Ahora debemos dar un paso adelante y que se endurezcan las penas para que el maltratador entre en prisión.

Hay algo de lo que la sociedad no es consciente y es que detrás de una persona que maltrata a un animal, hay algo más, se trata de delitos graves cometidos por personas que no paran ahí, que pueden llegar a maltratar a personas. Su condena crearía una alarma social de cara a estar atentos al comportamiento de esos potenciales delincuentes. Por eso, es tan importante cambiar el código penal para que las penas sean mayores de dos años y los maltratadores puedan ir a prisión.

Entonces, además de aplicar la ley, también hay que cambiarla.

Claro, la Ley 4/1994 de la Generalitat sobre Protección de los Animales de Compañía debe ser modificada porque es ya antigua. De hecho, el Consell tiene previsto hacerlo y espero que cuenten para ello tanto con los juristas especializados en la materia como con otros organismos, entidades y personas que trabajamos por el bienestar de los animales.

Como experta en la materia, ¿cuáles serían los puntos más importantes que debería modificar la ley?

Habría muchos puntos que tratar, pero así de pronto, se me ocurren:  es muy importante que la ley sea muy estricta con la cría y venta de animales, limitando sólo a criadores con controles muy fuertes sobre bienestar animal; que persiga firmemente la venta de animales por Internet; que se vea la manera de incentivar  las esterilizaciones, ya que es complicado exigirlas por ley; obligar a los Ayuntamientos a tener servicios de recogida de animales en condiciones y, por supuesto, que se establezca el sacrificio cero.

jaula 2

Hay que seguir luchando para conseguir una vida digna para los animales.

Pero hay muchos puntos a tratar y mejorar para conseguir un mundo más justo para los animales… en ello estamos y poco a poco conseguiremos una vida digna para ellos.