La respuesta no es tan simple y, aunque a muchos no os gustará, yo digo que SÍ. ¿Por qué? Pues porque un bozal es una herramienta que, si se elige adecuadamente y se usa como y cuando toca, no tiene por qué ser molesta para el perro (y mucho menos para el propietario).

Todos sabemos muy bien que, por desgracia, existen razas que están obligadas por ley a llevar bozal. Pero yo no me voy a limitar sólo a estas razas. Como  profesional, considero que  todos los perros deberían saber llevar bozal. Tantas veces he dicho esto y cada vez me preguntan lo mismo:  – pero ¿por qué?

Pues empecemos a hablar un poco de bozales:En la mayoría de países europeos, los perros acompañan a sus propietarios a todas partes, viajando en el transporte público de corta o larga distancia. ¿A que os gustaría que esto sucediera aquí también? Ya estamos en ello, hay tipos de transportes que permiten perros, algunos sólo perros pequeños, pero estoy convencida de que poco a poco se entenderá que da lo mismo viajar con un perro pequeño que con uno grande. Mientras esté EDUCADO, ¿que más da?

 1-Y ¿cómo tienen que ir los perros en el transporte público? Con correa corta y BOZAL. Así que, empezando por este punto, si a todos los que tenemos perros nos gustaría poder viajar con ellos de esta manera, los tendremos que educar adecuadamente. Y ¿por qué el perro tiene que pasarlo mal, sólo porque no he sabido enseñarle a llevar el bozal? ¿No sería mucho más agradable para todos, que le pueda poner a mi perro el bozal sin ninguna pelea y éste se tumbe a mis pies sin estar intentando quitárselo? Yo creo que sí.

2-Todos tenemos que ir al veterinario con nuestros amigos de cuatro patas, ¿verdad? La importancia de la manipulación, es decir, que el perro se deje manipular por el veterinario sin problemas y le deje examinarlo, está clarísima. Sin embargo, hay casos que por haber tenido muchos accidentes o estar enfermos a menudo o gravemente, en los que el animal dice “ya vale“ y cada vez es más complicado manipularlo. También en caso de accidente en el que el perro está consciente, pero demasiado dolorido, puede llegar a aparecer el bozal como forma de prevención ante una mordida.

3- Y por supuesto, todas estas razas “potencialmente peligrosas“. Ellos tienen que llevar bozal por ley.

Aquí os he presentado tres razones  básicas de por qué mi perro debería saber llevar bozal.

Y para poder acostumbrar el perrete al bozal, lo que necesitamos es uno lo más cómodo para él. Así que ahora vamos a ver tipos de bozales que existen con sus pros y contras.

Bozal de nylon – uno de los bozales más comunes-. Mucha gente compra este bozal pensando que al ser blando y ligero, es el más adecuado para el perro, pero no es así en absoluto. De hecho, es uno de los PEORES bozales que existen. ¿Por qué? Porque para que el perro no pueda morder con este bozal (de eso se trata, ¿no?), se lo tenemos que apretar al máximo. Como es de tela, eso significa que tiene que abrazar el hocico del perro, impidiéndole que abra la boca… Eso para el perro significa NO PODER RESPIRAR BIEN, en primer lugar. Además, este bozal no le permite beber.

nylon

Si queréis premiar el perro en la calle (o en el transporte público), no hay forma de hacerlo sin quitarle el bozal. También les impide a otros perros que “lean“ la expresión de la cara del animal que lleva bozal – y eso, a la hora de comunicarse correctamente, ¡es primordial poderlo hacer!

Bozal tipo cesta (de plástico color arena, los venden en las tiendas multiprecio) Aunque sin mejores que los de nylon, al ser bozales baratos y de “serie“, no se suelen acoplar bien al hocico del perro. Normalmente,  no tienen suficiente apoyo en la zona del “stop“  Stop

y para que el perro no se lo pueda quitar, hay que apretarlo demasiado. Así pues,  o tengo un perro con bozal que se puede quitar con facilidad o tengo un perro al que le molesta el bozal porque su trufa está tocando el top del bozal, roza e incomoda. Por la misma razón, el perro no puede respirar bien (aunque mejor que con el anterior bozal), ni beber, y para dar premios, hay que hacer un agujero más y aun así, cuesta.

cesta de los chinos

Bozal de cuero, cerrados. Son bozales que suelen ser algo más cómodos para el perro. Normalmente, son más altos y así permiten abrir la boca un poco mejor, pero al ser bastante cerrados dan calor en verano. Por la misma razón, es prácticamente imposible (aunque no de todo) que el perro beba bien con este tipo de bozal.

cesta cuero

Bozal tipo cesta (de plástico duro, de marca, o de cuero duro). Vamos mejorando. Son bozales más duros, lo que significa que no abrazan el hocico del perro, sino que se acoplan a la forma de su cabeza y no lo “aplastan“. Al ser material de más calidad y duro, los agujeros son algo más grandes, lo que permite respiración sin ningún tipo de problema. Con este bozal, el perro puede abrir la boca bastante bien para beber y se suelen poder dar premios.

baskerbill

Bozal tipo cesta (de metal). El MEJOR bozal que existe. Sí, mucha gente sigue mirando por el aspecto antes por el bienestar del animal, pensando que ese tipo de bozal le da al perro “aspecto de Hanibal“. Bueno, aún así, ¡sigue siendo el mejor bozal! ¿Por qué? Porque a pesar de su aspecto, estos bozales son muy ligeros, no pesan casi nada. En la zona del “stop“ el bozal tiene un apoyo extra, además blando y forrado, en el que el bozal está realmente apoyado en el hocico del perro.

IMG-20160406-WA0010

Estos bozales se hacen a medida de las diferentes razas y dentro de cada raza hay posibilidad elegir entre bozal para de hembra o macho y además tienen un sistema de medidas claras, ya que al ser de material duro, lógicamente se puede medir bien, lo que te ayuda a eligir el bozal exacto para tu perro, sea de raza o no.
Son suficientemente altos como para permitirle al perro a abrir la boca prácticamente del todo, permitiéndole respirar, jadear y beber sin complicaciones. Dar premios ya no es una pelea. Otros perros le pueden ver la cara y así su expresión facial, cosa que ayuda a la buena convivencia también.
Además, por mi experiencia con perros he podido comprobar que es el bozal mejor aceptado por ellos. A veces, incluso he visto algunos perros que intentaban quitarse todo el tiempo otro tipo de bozal, al poner este, prácticamente dejaron de hacerlo. Luego basta un poco de trabajo de mejor asociación y ya está.

Os he explicado lo que he visto, vivido y aprendido de bozales en unos 14 años de experiencia en educación canina. Por supuesto, cada uno puede tener su opinión, pero como profesional, mi obligación es  ayudaros a elegir lo mejor para vuestro perro. Y como siempre, para poder decidir, necesitamos información. Así que arriba está.

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! POR LOS PERROS EN EL TRANSPORTE PÚBLICO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Alena Chvatalova

Educadora canina de Escuela Caniland