Hoy Laila cumple cuatro años. Cuatro años de amor incondicional, de protección, de dulzura y de miradas de miel. Laila es una perrita muy especial. Llegó a mi vida hace tres años y medio con el objetivo de jugar con Greta, que era un trasto, para que se relajase y no hiciese trastadas en casa. O al menos, eso era lo que yo creía. Porque no, Laila no está en mi vida para eso.

Laila ha llegado a mi vida para enseñarme lo que es el amor incondicional. Ella tiene la difícil tarea de ser mi espejo y mostrarme a la cara mis emociones, de enseñarme que nadie es perfecto y aun así, todos merecemos amor.

Porque Laila es capaz de hacerme sentir un amor inmenso, infinito, cuando con toda su dulzura y su delicadeza, acoge a un cachorro en su barriguita y lo deja dormir calentito con ella. Pero también es capaz de sacar toda mi rabia cuando después de un paseo de cuatro horas por la montaña, al volver a casa, no deja que la ate con la correa.

IMG_20151209_222417

Y así iba con ella, del amor al odio en cinco segundos. Hasta que comprendí que Laila es maravillosa cuando hace las cosas que me gustan y también cuando hace las que me ponen nerviosa. Laila es una estupenda compañera de vida que, a veces, quiere salirse con la suya y no le gusta que la aten. ¡Hay tanto de ella en mí!

Así que desde que comprendí que lo que ella ha venido a enseñarme es que debo amarme a mí misma y a los demás de manera incondicional, se me cae la baba cuando la veo correr por el monte, protegerme de la gente o  venir a buscar caricias. Y cuando voy a ponerle la correa y no quiere y nos vamos a casa con ella suelta, sólo le pido que tenga cuidado y que llegue a casa sana y salva.

20150126_180225

Y ya por la noche, cuando viene a mi cama y me pide con la pata que la acaricie, me río y le digo: ¡Menuda la has liado hoy, Laila!!! Jajajaja ¡eres una malota!!!! Y la abrazo y le digo que la quiero y que es una gran compañera de vida.

¡Felicidades, Laila!!!!!!!! Espero que pases junto a nosotras todos los días de tu vida.

Gracias por ser mi maestra. Gracias por enseñarme lo que es el amor incondicional.