¡Hola! Me llamo Raúl Fayos y soy profesor de Aikido, meditación y mindfulness. Trabajo tanto con niños como con adultos. En cada una de estas prácticas, encuentro diferentes formas de explorar y comprender el maravilloso camino de la vida.  Son para mí como diferentes ríos que desembocan en un mismo mar. La misma esencia, el mismo agua, recorriendo diferentes lugares y paisajes.

También soy voluntario de la Fundación Acavall y me nutro de las experiencias y personas que rodean este maravilloso proyecto.

1399629710406

 

 

A través de estas prácticas puedo conectar con la compresión, la compasión, la alegría, la paz, la libertad, la felicidad y el amor que hay en mí. Esto es, puedo conectar conmigo mismo, a través del mayor de los regalos que nos ofrece la vida, el momento presente.

Trataré de compartir con vosotros de qué manera éstas prácticas me permiten conseguirlo. Cómo nos permiten conectar y sentir esa paz, esa alegría, ese amor… No esperéis grandes teorías, de hecho, no esperéis teoría alguna, pues lo que comparta lo haré desde mi propia experiencia, desde las cosas vividas, desde el corazón, transmitiendo lo que otros me han enseñado (y me siguen enseñando) y he podido vivenciar personalmente hasta el momento. Quizás no sea mucho, pero será auténtico.

A modo de pequeño esbozo: el Aikido me permite armonizar mi cuerpo y mi respiración, armonizar mi energía con la de mis compañeros. Al sentarme a meditar, aprendo a aceptar mis pensamientos, emociones, circunstancias y seres que me rodean desde la observación, sin juicios. El mindfulness es un entrenamiento que me enseña a traer mi mente al lugar donde se encuentra mi cuerpo, a través de la plena atención en aquello que estoy haciendo en este mismo instante.

11264874_918718234851628_4864098864448946681_n

En definitiva, a través de todas ellas me adentro en la vía de la unificación, de la unión, donde la dualidad se desvanece y da paso a la luz y la claridad de lo que está unido. Y en este “uno” nunca encuentro lucha, guerras, ni problema alguno, tan sólo paz, comprensión, alegría, amor, felicidad.

Y en este sentimiento de unidad, encuentro aquí un espacio donde todos podemos aportarnos y enriquecernos. ¿Comenzamos a caminar juntos?